por Bioconservacion Marzo 16th, 2017 0 comentarios

 

Un buen manejo de etileno permitiría almacenar productos no-climatéricos a temperaturas superiores a las recomendadas. Un artículo científico recientemente publicado (1) cuantifica la relación entre la concentración de etileno, la temperatura y la vida en poscosecha de varias verduras (pak choi, brócoli, menta y judía verde).

Los resultados demuestran que una reducción eficiente de los niveles de etileno permitiría almacenar estas verduras a 10ºC (para el pak choi, brócoli y menta) y 18ºC (para la judía verde), temperaturas bastante superiores a las actualmente recomendadas (0-5ºC).

“La refrigeración requiere de un elevado consume energético y, debido al elevado volumen de productos hortícolas frescos que se comercializan en el mundo, la refrigeración contribuye en proporción importante al consumo global de energía. Aquellas acciones que reduzcan el uso de energía se consideran deseables desde una perspectiva medioambiental para minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero, y además reducir el coste del consumo energético.”

 “Una tecnología alternativa para extender la vida en poscosecha es la reducción de la concentración de etileno en la atmósfera alrededor de los productos frescos. Sin embargo, hay pocos estudios completos que cuantifiquen la relación entre temperatura y concentración de etileno. Wills et al (2014) publicaron el tiempo de maduración del banano conservado a diferentes combinaciones de temperatura (15º-25ºC) y concentraciones de etileno (0.001-1.0 μL/L), pero no hay estudios similares en productos no-climatéricos”.

  “El objetivo de este estudio fue examinar la relación entre temperatura de almacenamiento y concentración de etileno en la vida en poscosecha (determinada según los criterios de compra del consumidor) de varios productos no-climatéricos (pak choi, menta, broccoli y judía verde), así como también examinar el potencial de reducir el etileno para reducir la refrigeración durante su conservación y transporte”.

  “Las condiciones óptimas de almacenamiento se dan a la concentración de etileno más baja conseguible y a la temperatura apropiada más baja posible considerando la susceptibilidad al daño por frío. Sin embargo, para productos frescos almacenados durante un periodo inferior al máximo, se puede mantener una calidad apropiada por encima de estas condiciones óptimas de almacenamiento. Si la minimización del uso energético es un criterio importante, el almacenamiento a niveles bajos de etileno y temperaturas más elevadas en una opción viable. Por supuesto, el coste de la estrategia de intervención para reducir el nivel de etileno debe ser inferior al ahorro derivado del menor consumo energético”.

 “Las ecuaciones de regresión generadas de los datos de almacenamiento permitieron calcular la temperatura y los niveles de etileno necesarios para una determinada vida en poscosecha. Usando una vida en poscosecha de 14 días como ejemplo, el almacenamiento a una concentración de etileno de 0.001 μL/L permitiría una temperatura de almacenamiento de 10°C para el pak choi, el broccoli y la menta, y de 18°C para la judía verde”.

 Para conseguir los niveles de etileno tan bajos (< 0.001 μL/L) descritos en este artículo, que permitan a nivel práctico conservar productos no climatéricos a temperaturas más elevadas, será necesario utilizar tecnologías de eliminación de etileno como Bi-On, eficientes y costo-efectivas.

 

 (1 ) Interaction of ethylene concentration and storage temperature on postharvest life of the green vegetables pak choi, broccoli, mint and green bean, Yongxin Li, RBH Wills and JG Golding; The Journal of Horticultural Science and Biotechnology (2017) 1-6