por Bioconservacion Noviembre 4th, 2016 0 comentarios

 

La eliminacion de etileno con Bi-On reduce la podredumbre en mandarinas.

Los cítricos son susceptibles a diversas enfermedades relacionadas con la calidad del aire que reducen su vida en poscosecha. Como frutos no climatéricos, la exposición de etileno no estimula la maduración, sino que acelera la senescencia de la fruta. La senescencia provoca una serie de cambios y deterioros que contribuyen al debilitamiento de la estructura de la cáscara. También se ha demostrado que algunos compuestos volátiles (VOCs) emitidos por la fruta senescente actúan como señales químicas para la invasión de patógenos (ej. limoneno, acetaldehído, etanol).

La filtración de aire con Bi-On retrasa el envejecimiento y deterioro de los cítricos causado por la mala calidad del aire actuando en tres modos: eliminación de etileno, VOCs y retención de esporas fúngicas. La eficacia de Bi-On para extender la vida poscosecha de cítricos se ha demostrado en diferentes ensayos independientes y pruebas de campo. A continuación, se describe un ensayo realizado bajo condiciones reales en una cámara comercial situada en la provincia de Tarragona (España) dirigido por el instituto de investigación IRTA (España).

El objetivo de este ensayo fue demostrar la eficacia de la limpieza del aire mediante Bi-On en el control de podredumbres causadas por la contaminación ambiental.  Mandarinas Fortune y Hernandina sin encerar, desinfectadas superficialmente y con heridas forzadas para facilitar la infección, se conservaron 2 semanas en 2 distintas cámaras comerciales con y sin equipo ETH relleno de media BiOn. Posteriormente, se incubó la fruta en condiciones asépticas a 20ºC durante 5 días y se contabilizó el porcentaje de heridas que habían desarrollado pobredumbre.

Como se puede observar en la Figura 1, la fruta conservada dos semanas en la cámara con el equipo ETH muestra un nivel sustancialmente menor de podredumbres que la fruta almacenada en la cámara sin ningún equipo, tanto en la variedad Fortune como en la Hernandina.

Los resultados demuestran que Bi-On redujo en un 68% la incidencia de podrebumbres en mandarina causadas por la contaminación ambiental dentro de la cámara.

Recientemente publicamos en nuestro blog un artículo sobre el efecto del etileno en frutas no climatéricas.  Si quiere acceder al artículo haga click aquí.

 Figura 1. Incidencia de heridas con podredumbre en mandarinas Fortune y Hernandina que, tras su desinfección superficial y herida, fueron conservadas 2 semanas en las cámaras con o sin Bi-On. La lectura se realiza después de 7 días a 20ºC en condiciones asépticas.