por Bioconservacion Enero 23rd, 2015 0 comentarios

 

La uva es una fruta no climatérica muy sensible a infecciones fúngicas especialmente por Botrytis cinerea. Actualmente el tratamiento más común para el control de botrytis, prevenir estas infecciones y mantener la calidad de la fruta es la fumigación con SO2 y el uso de pads de meta-bisulfito. 
Estos tratamientos resultan eficaces, pero presentan algunos inconvenientes:

  • Aparición de manchas y decoloración de la fruta
  • Favorecen la corrosión en los contenedores de transporte
  • Posible toxicidad en humanos
  • No está permitido su uso en uva ecológica
El CTIFL (Centre Tecnique Interprofessionel des Fruits et Légumes, Francia) realizó un estudio independiente para evaluar la eficacia de posibles alternativas al uso de SO2 en uva orgánica. En este ensayo, se probaron los sobres ETHYLSTOPPER BiOn R8/VOC de BIOCONSERVACION y dos tipos de envases MAP, ambos sistemas se compararon con un control sin SO2.

El ensayo concluyó que, para una conservación de 10 semanas, el acondicionamiento de uva Chassela ecológica en envases MAP con o sin adición de gas rico en CO2, permitían mantener un buen estado del raspón y una buena turgencia de los granos, pero este tratamiento ampliaba fuertemente el desarrollo de Botrytis tras la apertura de los films y la salida a temperatura ambiente. 

En contrapartida, el uso de sobres ETHYLSTOPPER favoreció el mantenimiento de la calidad de la uva durante todo el ensayo, tanto en la frescura del raspón como en el de la firmeza y jugosidad de los granos y, además, mostró una tendencia a limitar el desarrollo de Botrytis (ver gráfico).