Las torres concéntricas suponen una novedosa mejora en eficiencia energética y coste respecto las torres de absorción de carbón activo sencillas o las de doble lecho (split).

Estas torres usan un sistema de flujo radial, que presenta menor pérdida de carga, mayor eficiencia y se le puede poner mayor cantidad de media adsorbente, comparado con los sistemas convencionales de adsorción por profundidad de lecho.

Pueden contener cualquier adsorbente de Bioconservación y se pueden hacer varias etapas de tratamiento, en el caso que se quiera un pulido final o haya varios contaminantes que requieran tratamiento con diferentes adsorbentes.

 Las principales ventajas:

Mayor eficiencia energética debido a que el  diseño permite una reducción de la pérdida de carga que permite reducir el consumo de electricidad a la mitad de kW consumidos.  

En la mayoría de los casos, al cabo de un año puede suponer un ahorro equivalente al coste de recambio del carbón activo impregnado.

Además, permite trabajar con ventiladores de media presión, en vez de alta presión, que supone un ahorro en la inversión de la instalación.

 Equipo compacto, con una huella de 1/2 a 2/3 menor,  conlleva a ocupar menos espacio y además supone mayor facilidad de transporte.

 Mayor uniformidad lecho, no hay caminos preferenciales y la eficiencia de eliminación de contaminantes no se resiente. La operación de llenado también resulta más sencilla.

Trata mayores caudales,casi duplica el caudal de una torre convencional con el mismo diámetro, con pérdidas de carga más pequeñas. Se pueden tratar desde 2.000 m3/h hasta 50.000 m3/h en gama normalizada y hay diseños especiales de 75.000-90.000m3/h.                      

Mayor autonomía, el hecho de poder cargar  más media adsorbente conlleva  tiempo de residencia mayores